miércoles, 18 de mayo de 2011

Rafa Nadal


 

Rafa Nadal, un ejemplo de humildad y compromiso


En estos estentóreos días que vivimos, me da la impresión de que muchos de nuestros jóvenes han perdido un poco el rumbo y carecen de muchos valores no exentos de una gran importancia. Si queremos recobrar el “buen camino” algo indispensable es la educación, pero no sólo por parte de los docentes, sino también de sus progenitores y del resto de la sociedad.

Hablando de valores positivos en los jóvenes, me gustaría centrarme en uno que lo muestra exponencialmente en todo momento y que resulta todo un ejemplo para su generación. Me estoy refiriendo al tenista Rafa Nadal, que en una entrevista que leía hace unos días, dejaba ver su transparencia y su buen hacer.

Sobra decir el palmarés de Nadal, que a sus veinticinco años, ya ha recibido el Premio Príncipe de Asturias, es número uno de la clasificación ATP, tenista más joven en adjudicarse un Grand Slam y campeón de los principales torneos de tenis por todo el planeta. Pero lo que más destacaría es que se ha convertido tanto en las pistas como fuera de ellas, en un auténtico referente para la juventud actual.

En la entrevista que comento, cuando se le pregunta por la importancia de la educación, Nadal afirma que “la educación es básica en cualquier aspecto de la vida, sin educación no se puede trabajar con humildad”.

Un estudio reciente corrobora que más de medio millón de jóvenes españoles, no estudian ni trabajan, con todo lo que ello supone. Rafa Nadal afirma, a este respecto, que “el mundo está girando en una dirección completamente errónea, por diversos motivos, pero principalmente por los mensajes negativos que escuchamos los jóvenes en la televisión” y remata diciendo que “hoy en día hay veces que es mejor ni encenderla, salen cosas que no aportan nada y lo único que se puede decir de ellas es que son malas”. Este comprometido tenista cree importante que desde los medios de comunicación se empiece a aportar otro tipo de valores, “los ordenadores, internet y las nuevas tecnologías son instrumentos muy necesarios para trabajar, pero también están llenos de cosas que conducen a relajarse y a no esforzarse tanto como en otras generaciones o en épocas anteriores”.

Nadal pone un ejemplo muy claro de por dónde van los derroteros de la vida en el primer mundo, y lo hace desde la experiencia de sus viajes. “En la India, la vida de los niños y jóvenes es durísima, sin embargo, si miras a esas personas, la cara que tienen es de felicidad; cuando sales de esos países, te das cuenta de que nosotros, con todo lo que tenemos, somos más desgraciados”, y señala que “cada mañana la mayoría de la gente está a disgusto y, a veces, deberíamos tener un poco más presentes a tantos que tienen la mitad de la mitad y sin embargo son felices y tienen una sonrisa en los labios mucho más habitualmente que nosotros”, concluye.

Este gran tenista y excelente persona, confirma que “el secreto para ser más feliz es hacer cada mañana lo que uno tiene que hacer. Lo más importante es la actitud positiva y las ganas de trabajar para mejorar”. Todo un ejemplo.


R. AGUIRRE

Artículo de Opinión publicado en Oretania.es

2 comentarios:

  1. Muy Buen Blog !
    Los invito a visitar mi blog !
    http://geraldocapillo.blogspot.com/
    Gracias !

    ResponderEliminar