sábado, 28 de mayo de 2011

Túnel de Tiempo



TÚNEL DE TIEMPO



En aquella ocasión viajaba solo, aunque normalmente lo hacía con mi mujer y mis hijos, pero esa vez se trataba de un viaje de negocios. Tenía una importante reunión en Alemania de unos asuntos financieros relativos a mi compañía.

Mientras esperaba en el finger para subir al avión con destino a tierras germanas, vi que los operarios de tierra introducían en la bodega, junto al equipaje del resto de los pasajeros, productos y mercancías con distintivo de peligrosidad… no le di importancia.

Ya en el interior del avión las azafatas ayudaban al resto del pasaje a colocar sus maletas en los racks. Tomé asiento y respiré aliviado. “Por fin en el avión”, pensé. No hubo ningún problema en el despegue.

Todo parecía ir bien, cuando de repente el aparato empezó a moverse violentamente. La gente comenzó a ponerse nerviosa y el comandante intentó calmar a los pasajeros, comunicando que se trataba de simples turbulencias momentáneas. Sin embargo, como mi asiento era de ventanilla pude ver extrañas luces brillando alrededor de toda la aeronave, no le encontraba explicación… estas circunstancias duraron unos cinco minutos, miré mi reloj pero no funcionaba.

El resto del viaje continuó de manera normal. Exceptuando por supuesto aquellos instantes extraños de turbulencias y extrañas luces. Cuando aterrizamos, pregunté la hora a la azafata, pero me dijo que su reloj también se había estropeado.

Desde la escalerilla vi que había un gran número de soldados alemanes, rodeando el avión; pero curiosamente iban uniformados con trajes militares de la II Guerra Mundial por un momento pensé que se trataba de algún anuncio o película que se estaba rodando en el aeropuerto.

Pero aquellos militares nazis gritaban a todo el mundo y nos obligaban a subir en camiones mientras nos apuntaban con sus ametralladoras.

No sabíamos hacia dónde nos llevaban, pero yo no era muy alto, no tenía pelo rubio ni ojos azules, era de Nigeria y mi piel era oscura.

Mi último pensamiento, sentado en el camión, fue que quizá aquellas mercancías peligrosas y extrañas podían ser la razón por la que el avión había entrado en un túnel de tiempo...

                               Tampoco vería más a mi familia.

                                 
                R. AGUIRRE (c)
De mi libro Sueños de Ultratumba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario