domingo, 26 de junio de 2011

El Extremo Opuesto Del Lado Oscuro (El E.O.D.L.O.)



EL EXTREMO OPUESTO DEL LADO OSCURO (EL E.O.D.L.O)



A menudo me pregunto cómo diablos podemos pasar tan rápido de la alegría a la tristeza, de la risa al llanto, del amor al desamor; sin embargo, EODLO siempre está serio, nunca ríe; a veces creo que tiene la cara de yeso y no puede mover la boca, como si de una estatua se tratara.


EODLO no tiene amigos, familiares, ni conocidos; vive solo. Se levanta a la hora de la siesta y se acuesta al amanecer, cuando se aburre, cuando ya no hay nadie en la calle, ni basureros, ni fulanas; cuando borrachos e indigentes dormitan; cuando casi todo el mundo pernocta.


EODLO está lleno de misterios, dudas, vacilaciones, perplejidades, mentiras, odios recónditos, paisajes grisáceos, temores, duelos… EODLO no es un hombre normal; ni es un hombre, ni es normal.


Este engendro se alimenta de almas y sentimientos ajenos; mira fijamente a los ojos de sus víctimas, con un haz de luz rojiza; la persona queda paralizada y en ese momento, la coge por la cintura y la echa hacia atrás. Se inclina hacia él o ella y le extrae su alma, sus pensamientos, sentimientos… toda su vida; que pasa velozmente del humano a la criatura.


La persona atacada por el EODLO no muere, pero a partir de ese momento, vaga por la tierra sin alma y se convierte en otro EODLO, así es que, si tu vecino, tu padre, tu madre, tu hermano, tu hermana, tu abuelo, tu tío, o quien sea te mira a los ojos fijamente, desvía la mirada si quieres conservar tu alma, porque ya sólo quedamos tú y yo...


R. AGUIRRE

De Mitos de Insomnia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario