viernes, 12 de agosto de 2011

Futilidades decorosas



FUTILIDADES DECOROSAS
                           
                                                                             A Charles Baudelaire

I

El tedio
que un día tras otro
se aposenta en mi interior
mientras las horas pasan,
no encuentra respuestas
a lo intrínseco de lo nuestro,
aislados por metáforas discordantes
en una lucha
eterna contra el vacío.

Mientras la realidad se muestra
incierta y desconcertante
a falta de futilidades decorosas
y sueños eternos
que descubran
una puerta de emergencia
o una vía de escape
para la soledad incrustada.

II

Y agonizo en una
auténtica Gehena,
tras las sombras del cielo
y el mar del olvido.
    
Buscando un mañana
que no ensombrezca
lo recurrente del pasado.

Iniciando un presente
que subyacerá
en nuestras etéreas pupilas
de entelequias
y sueños…

de irrealidades pretéritas
y ficciones infinitas.

III

Y renuncio siempre
a mirar atrás,
buscando un futuro
más liviano tras el brillo
de una luna misantrópica;

pero el denostado cosmos
sólo me ofrece
spleen y melancolía,
como a mi viejo amigo Baudelaire,
en aquel París convulso
que invitaba al delirio
con flores malsanas,
mientras él disparaba
versos malditos
con su pluma desgarrada…

porque los poetas
tensamos férreamente
las metáforas
para acertar con estrofas afiladas…

En el centro de los corazones.

RAMÓN AGUIRRE
POEMA PREMIADO EN EL XVI CERTAMEN DE POESÍA
“CIUDAD DEL VINO” DE VALDEPEÑAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario