viernes, 30 de septiembre de 2011

Bulevares



BULEVARES


Desbordado por la inquietud
serena de la noche
busco la mejor manera
de poder rozar el cielo.


Cuando la irracionalidad
inunda mi ser
y la serenidad de tus palabras,
resuenan como un eco lejano…


                                                                       Cuando te acercas sonriente
                                                                       hacia mí en los bulevares,
                                                                       la sombra recurrente
                                                                       de un pasado aciago
                                                                       me recorre las entrañas.


Ante tales directrices,
me diluyo en la oscuridad,
anhelando encontrarme con tus labios,
con tus labios de carmín y fuego,
y con tus curvas más secretas…


               pero alguien me dijo
  que no existías: ¡Maldito!
           
           
                                                                       Aún te busco.


_RAMÓN AGUIRRE_


1 comentario:

  1. No importa que no exista, se puede seguir buscando lo que no existe.
    Precioso.

    ResponderEliminar