jueves, 8 de septiembre de 2011

Después del partido



DESPUÉS DEL PARTIDO


           Había sido un partido duro y bronco, con muchas faltas y entradas fuertes, pero la victoria nos resarcía las heridas.

          Los tacos del número 8 clavados en mi cuadriceps de la pierna derecha dolían menos al haber derrotado a esos cabrones del pueblo de al lado.

         Aquel había sido el último partido de la temporada, nos salvábamos del descenso y los otros no podían disputar la liguilla para ascender de categoría. ¡Qué les dieran por culo a esos engreídos de mierda!

         David llegó a casa contento por el triunfo y después de saludar a sus padres, que le felicitaron por el resultado, se metió en su habitación. Estaba cansado, le dolía todo el cuerpo. Encendió su ordenador y puso Ruttle & Hum en el DVD. Se tumbó en la cama y dejó volar su imaginación, estiró los brazos y se relajó.

         El día estaba lluvioso y una fuerte tormenta arreciaba de pleno. Col, como algunos de sus amigos le llamaban, tumbado en la cama se durmió.

         Cuando despertó miró el reloj, habían pasado dos o tres horas y el DVD de U2 ya se había terminado. La pantalla del ordenador estaba totalmente negra pero, en ella parpadeaba una frase con letras mayúsculas de color verde:


               Te estamos observando, si te mueves mueres.



RAMÓN AGUIRRE

No hay comentarios:

Publicar un comentario