miércoles, 12 de octubre de 2011

Esperando la tormenta


ESPERANDO LA TORMENTA


El retorno de las sombras a mis lienzos contamina la histriónica quejumbre que diluye mis pinceles preferidos. En la letanía visible pero indivisible no hay respuestas a lo oculto entre el vaho de las cortinas y me estremece la añoranza de tus ojos en mis pupilas.

           Mientras, una mole de desconcierto y caos arrecia sobre esta urbe maldita en la que tú y yo somos los únicos pasajeros. La nave Tierra ha exterminado a todas las conciencias malgastadas e inútiles y el rutilante enigma de las cadenas invisibles que arrastramos con nuestras huellas, concluyen con estrépito. Esas cadenas nos cercenan los pies, que sólo nos sirven para caminar hacia los últimos días desaforados de letanías pretéritas. Mientras, el traqueteo agónico de un fantasmagórico tren, no se agota en sus vacuos vagones, sino que interpela sobre sus raíles las sensaciones más exacerbadas. Dirige su paso hacia la nada porque su deambular es eterno y sólo hay una vía en la que no permuta su camino… Y aunque en el océano infinito ya no hay peces ni algas ni tiburones, la mar plena se encuentra cubierta de cadáveres y sombras de los que murieron buscando otras fronteras y otras realidades más latentes, que no existirán jamás, pues la agonía lo envuelve todo y susurra entre la brisa con metáforas infinitas.

Hasta el fin de una era, que ya concluyó. Sólo permanecen unos pocos elegidos sobre este atolón maldito, que se ahoga en su último hálito de esperanza. Más allá de las tormentas que juntos anhelamos…


Relato de mi libro `Mitos de Insomnia´ leído en la presentación.

_RAMÓN AGUIRRE_

No hay comentarios:

Publicar un comentario