jueves, 1 de marzo de 2012

Sinrazón ni rencor




SINRAZÓN NI RENCOR


La soledad convertida en exabrupto converge en dilatada agonía tras las sombras efímeras del ocaso…

El sable en ristre; la pose forzada; el horizonte inmenso; la batalla predecible; las pisadas de los corceles como único eco soterrado… camino de la victoria o la derrota.

Los caballeros, exhaustos por tantos días de contienda, sobreviven a la barbarie aceptada tiempo atrás.

El odio trasnochado y vil no subyace con el paso de los días y prefieren fallecer en la lucha o ser ellos los que degüellen a su enemigo, antes de buscar una tregua y rebatir sus ideales…

Eran inteligentes y bravos, pero ahora el rencor les corroe las entrañas y la sinrazón acuciante les embulle sin concesiones…

                                                            ¿Inteligentes y bravos?

                                                                      Sinrazón ni rencor.


R. AGUIRRE

No hay comentarios:

Publicar un comentario