lunes, 20 de agosto de 2012

Vampiro Marathon


VAMPIRO MARATHON



El licántropo maratoniano atraviesa el primero la meta y la deja atrás con sus pupilas ensangrentadas por el esfuerzo. Continúa corriendo sin aliento, con la mirada perdida e incandescente y gritando como un poseso, pero nadie puede apagar su incendio. En seguida, comienza a descomponerse y su corazón explota, su piel, sus músculos y sus huesos rosados estallan chamuscados en pedazos…

Los maratones a plena luz del día tendrían que estar prohibidos y el premio al ganador no debería ser nunca un collar de ajos frescos…



RAMÓN AGUIRRE
Relato inédito ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario