jueves, 27 de septiembre de 2012

20 Segundos

20 SEGUNDOS


Siento una daga en el centro del corazón, pero ya no me duele como antes, ya no la afilas de la manera más óptima…y pregunto en los bulevares por tu nombre permitiendo a las musas que me observen. Después arrojo la vajilla del banco contra las aristas de los muebles mientras gritas y me insultas, pero te pido perdón todas las veces porque no sé muy bien lo que hago.

Nunca lo he sabido, mi memoria sólo perdura durante veinte segundos y estoy entrenado para matar, aunque creo que no soy invencible.

Ya sólo espero a la muerte, por culpa de mis devaneos intransigentes que me arrastran hacia la perdición extrema.

En esos veinte segundos lúcidos sólo recuerdo que te amo y que estás lejos, muy lejos de mi razón de ser y de existir…


                                               En un lugar del que nadie ha vuelto.



RAMÓN AGUIRRE
De mi libro Mitos de Insomnia.