sábado, 16 de febrero de 2013

ABYSS



ABYSS


La realidad incauta del abismo nos observa pretenciosa. El abismo nos quiere engullir y mientras nos absorbe, nuestras uñas se clavan en el barro al ser arrastrados…


Somos engullidos por tan vacua y simple entelequia. En él campa a sus anchas el odio, por eso engulle a los mortales, para robarnos nuestras almas.


Si oteas en el horizonte algún agujero infinito corre hacia el punto opuesto; si no, te atrapará para siempre…


                                                              La nada es infinita.


RAMÓN AGUIRRE ©
De mi libro Mitos de Insomnia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario