jueves, 28 de marzo de 2013

Amarte



AMARTE


        En la realidad difusa del ocaso, mi pluma dibujaba garabatos, pronunciaba improperios y subrayaba a Eco, Borges o Cervantes. Dependía de la fuerza con que la guadaña maldita de Baudelaire asestase los golpes más letales al relato en camino.


Atrás quedaban los días en los que la lluvia era de acero, el mar profundo y el eco eterno. Incluso había instantes en los que la bruma y el hielo se clavaban en las entrañas. Tarde o temprano, en esta odisea que tocaba a su fin; un fin intangible y verdadero en el que surcar otros mares de fuego y luna, de viento y marea, de sal y olvido, de té y risas…


                           En una noche inhóspita e impoluta.



RAMÓN AGUIRRE ©
De mi libro Mitos de Insomnia.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Sin Descanso



SIN DESCANSO



El incontenible asedio del deseo
se mofa de la sinrazón inmune
y los exteriores de la Luna
dibujan cometas en mis manos.


Es triste la desazón Kafkiana
de engullir con palabras y versos
los sonetos que te escribo
y que ya nunca lees porque
no dispones de tiempo…


Mientras, la dinámica del delirio
en piel propia o ajena
muestra garabatos
en tus pupilas de diosa
y el terco amanecer
me vuelve a despertar,
me quema las entrañas…


                           día tras día,
                                   sin descanso.


RAMÓN AGUIRRE ©

sábado, 9 de marzo de 2013

Tormentos y Otras Circunstancias



        TORMENTOS Y OTRAS CIRCUNSTANCIAS


Atormentados por fantasmas invisibles, el hombre de negro muere a nuestros pies, quién lo ha visto y quién nos ve.

Tendidos en la bruma, vivimos y dejamos morir. En las paredes, recuerdos que más vale no tener presentes.

Hundidos en la ardua soledad terrena, el cielo se ilumina. Atrás queda la lejana melancolía que nos hacía sonreír y el tiempo donde todo lo que relucía era oro.

No busquemos metas imposibles, ni idilios nebulosos; centrémonos en el ahora, que el pasado...

 No es presente en el futuro.

RAMÓN AGUIRRE ©
De mi libro Sueños de Ultratumba.

sábado, 2 de marzo de 2013

Sombras del Mañana



SOMBRAS DEL MAÑANA



Permutándome entre la bruma
las cábalas del cabildo
ningunean la irrisoria
pulcritud del abismo infinito
e indecorosos subterfugios
te encandilan a su paso.


El orbe eterno del obituario
se diluye ante aforismos
del mismísimo Baudelaire
en tierra de nadie,
en sombras del mañana.


Mientras la dilatada experiencia
del lector de versos
enorgullece al más intimista
de los poetas malditos,
en recompensa al sufrimiento inmenso…
    
                          del comprendido ya muerto.


RAMÓN AGUIRRE ©