sábado, 2 de marzo de 2013

Sombras del Mañana



SOMBRAS DEL MAÑANA



Permutándome entre la bruma
las cábalas del cabildo
ningunean la irrisoria
pulcritud del abismo infinito
e indecorosos subterfugios
te encandilan a su paso.


El orbe eterno del obituario
se diluye ante aforismos
del mismísimo Baudelaire
en tierra de nadie,
en sombras del mañana.


Mientras la dilatada experiencia
del lector de versos
enorgullece al más intimista
de los poetas malditos,
en recompensa al sufrimiento inmenso…
    
                          del comprendido ya muerto.


RAMÓN AGUIRRE ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario