jueves, 22 de agosto de 2013

Te seguiré buscando



TE SEGUIRÉ BUSCANDO


La negativa a lo irreal
tiñe de dudas el panorama
glacial de tu ausencia.

Te busco y no te encuentro,
te vuelvo a buscar
y sigo sin encontrarte.


Tal vez te haces presente
en metáforas insustanciales
abogando con demérito a razones
que exigen más casta y osadía.

Me encuentro desolado,
abatido, desvencijado…
y cuando te busco
sigo sin encontrarte.


No sé si eres irreal,
pretérita o infuturible,
pero no daré mi brazo a torcer…

                            Te seguiré buscando.

RAMÓN AGUIRRE ©

lunes, 12 de agosto de 2013

Desde la Eternidad



DESDE LA ETERNIDAD



Desde la eternidad
donde las almas pululan
y el ulular de los búhos
requiebran la dilatada consistencia
de los días grises en soledad.

En un atardecer eterno
desde donde aguardo
paciente tu regreso,
que me hiere y se dilata.

La soledad y melancolía
del que muere en propia piel
y no encuentra su mitad llena.

Cuando el futuro es mi enemigo
y los sueños viajan
en lanzaderas obsoletas...

Cuando la realidad anida presurosa
buscando un mañana mejor...

                                 Al menos para ti y para mí.


RAMÓN AGUIRRE ©

sábado, 3 de agosto de 2013

Que hable el silencio



QUE HABLE EL SILENCIO



La soledad incrustada
se hunde en mi piel
con el delirio incomparable
de tu identidad intacta…

Mírame a los ojos,
mírame a los ojos,
pero no digas nada,
que sean ellos los que hablen;

que hablen nuestras pupilas;
que hable el silencio…


Que el dolor del pasado
retome un camino sin retorno
y dejemos que fluya y quede atrás.


Déjame rozar tu piel
con mis alas de fuego.

Déjame rozar tus labios
con los míos sedientos,
con los míos vacíos de tanto.


Mírame a los ojos,
mírame a los ojos,
pero no digas nada,
que sean ellos los que hablen;

que hablen nuestras pupilas;
que hable el silencio,
que hable definitivamente el infinito.


R. AGUIRRE ©