viernes, 25 de abril de 2014

Tedio (Releyendo a Baudelaire)

























TEDIO


Releyendo a Baudelaire



Idiosincrasia atemporal
en volutas volubles
de sangre y fuego,
ardiendo en el interior
de un mundo repleto 
de lava y cenizas…


Mirando al pasado
desde la atenta mirada
de un Demiurgo inconcebible.


Y en la voluntad ajena
luchar por los ideales
que marcan las sombras;
haciendo olvidar el tedio,


releyendo a Baudelaire
y a otros poetas malditos…


Mientras el tiempo fluye
sin pausa ni remisión…



R. AGUIRRE ©

sábado, 12 de abril de 2014

Entre líneas


















ENTRE LÍNEAS


        Hubo un tiempo en que los hombres se adiestraban en el arte de la guerra para sobrevivir, lejos ya de los días en que hacían armas para conseguir alimento.
       
Hubo un tiempo en que no había lugar para los fenómenos astrales, pero que día a día solapaban la regia maraña de las jornadas sin trabajar.

Hubo un tiempo en que los hombres amaban a las mujeres, amantes entradas en carnes, en aquella sucesión de muertes. No obstante, no había escrúpulos y la noche era el lugar de refugio para los que buscaban controlar sus instintos. Torturados por las enfermedades y las plagas, rompían a llorar,  como niños que aún no han aprendido a caminar.

Hubo un tiempo en que estos hombres, en la lenta y difusa agonía, buscaban leer entre líneas, ya que eran analfabetos. Y la Luna y los Astros decidían cuándo dormir, luchar o morir. Nadie escapaba a la observación de Luna o Febo, que siempre habían estado allí y que se repartían el peso de la Historia...

                       Para estar presentes en el curso de los años.



R. AGUIRRE ©

De mi libro Mitos de Insomnia.

martes, 1 de abril de 2014

Efímera presencia























EFÍMERA PRESENCIA



La efímera presencia
de tus labios en mi existencia
exime comentarios denostados
e incongruentes en mi interior.


Y la efímera presencia
de tus labios en mi sinrazón
es una realidad que diluye toda esperanza
en un futuro que nunca acaba de terminar,


            aunque el tiempo esté de tu parte...



R. AGUIRRE ©