sábado, 26 de julio de 2014

El origen de todos los poemas



EL ORIGEN DE TODOS LOS POEMAS



Disparan improperios a mis pies
y el eco soterrado del abismo
invita a mi atribulado corazón
a que detenga su pálpito.


Mientras la noche,
la eterna noche de tu ausencia,
dibuja en mi interior
un cuadro propio de Munch
aún sin grito.


Mientras,
continuaré escribiendo
versos indómitos
con mi pluma desgarrada,
hasta que las telarañas expropien
terrenos vedados
a otras metamorfosis,


aunque no hayamos leído a Kafka
ni a Lovecraft ni a Baudelaire

aunque no hayamos escuchado a Orff
in crescendo; ni a Pachelbel o Smetana…


Cuando la anhelada catarsis
de un demiurgo exento
del sabor de tus labios,
se adentre en una bruma
que lo envuelva todo
y ya sólo existas
en mis sueños más remotos…


Cuando tu alma impoluta
me muestre un camino
tejido con los arpegios de lo eterno,
en el punto medio
de un corazón expectante
que anhela la realidad
de encontrarte
entre la niebla que todo lo oculta…


Cuando el futuro sea como deseamos
sin que se diluya en cada ocaso efímero.


Cuando avancemos juntos
en todas las noches de luna llena
evitando el ostracismo
de la soledad incompleta.


Cuando por fin encontremos
donde se halla oculto…

           
               El origen de todos los poemas.


RAMÓN AGUIRRE ©
 2º PREMIO PROVINCIAL DE POESÍA
VILLA DE ARGAMASILLA DE CALATRAVA 2014.

martes, 15 de julio de 2014

Contradicción

























CONTRADICCIÓN




La realidad impuesta al poema descarriado oculta sombras en nuestro abrazo y el diletante dolor del que muere envuelto en la umbría de madrugadas atemporales, desvirtúa el exabrupto dirigido a la frontera de un paraíso adscrito a los abismos más abisales y lejanos…


Más allá de las razones que nos invitan a luchar tras la efímera llegada de sensaciones que abarcan los puertos en los que nos despedimos con pañuelos invisibles repletos de lágrimas y vacío.


Mientras el delirio invita a olvidar porqué estamos aquí y si realmente merece la pena. Pensando que en una bucólica callejuela del siglo XVII, nos ponemos en contacto con herejes, buscones y peregrinos. Cuando los héroes ya no son lo que eran…

                                           
Pero hay tiempo para todo lo demás…


R. AGUIRRE © 2014