lunes, 17 de octubre de 2016

Génesis












GÉNESIS


Cuando transitamos otros mundos nos quedamos absortos ante los nuevos paisajes que divisan nuestros ojos de lluvia y estrellas.

Tendemos una alfombra de flores a nuestro paso porque, a veces, 
sentimos que lo merecemos. Pero hay que detenerse a pensar y dejar de echarnos lisonjas que nunca brotarán…

También hay jardines malditos, como al principio del Génesis, en los que serpientes malévolas envenenan al hombre con manzanas en cajitas de diseño que seducen con sus embaucadoras lenguas viperinas.

En la vida cotidiana también hay Génesis y pesadillas incompletas, aunque a éste lado de la luna, vivimos entre la multitud, sintiéndonos especiales; en un espacio donde somos pequeñas hormiguitas, perseguidas por cigarras envileznadas

          Sin ningún temor hacia la sombra mortecina de la niebla.


R. AGUIRRE © 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario